Antes de la llegada del Business Intelligence, cuando las empresas necesitaban hacer análisis u obtener reportes de aspectos clave del negocio, no existía más que la opción de disponer de la información que se podía en ese momento, de forma aislada y con un alcance muy limitado. Era complejo disponer de los datos necesarios para tener una visión y un conocimiento global con información de valor. Ni tan siquiera tomar decisiones estratégicas de alto nivel sin asumir ciertos riesgos de error.

Hoy en día, a la velocidad a la que avanza todo, la empresa necesita ser mucho más ágil en la toma de decisiones estratégicas. Por ello, es imprescindible tomar conciencia del gran valor de la información, de los datos del negocio, de los procesos de negocio y cómo no, de las herramientas que utilicemos para monitorizar todo el proceso. El conjunto de estos cuatro puntos clave nos permitirán analizar y explotar estratégicamente todos esos datos de cara a una correcta toma de decisiones.

Si aún no utilizas una solución de Business Intelligence en tu negocio, deberías implementarla. Es la solución perfecta para obtener automáticamente, información visual de todos los datos de interés de la compañía, de forma unificada y esto te permitirá tomar decisiones informadas en cualquier momento.

 

4 etapas te separan de una herramienta de Business Intelligence

Para comprender el alcance de una herramienta de BI, debes conocer las cuatro etapas esenciales por las que van a ir pasando los datos:

Número uno La captura de datos. Se sobreentiende que en esta etapa la compañía lleva tiempo recopilando datos, de hecho es su materia prima. Necesitamos que los datos capturados se puedan estructurar correctamente para posteriormente poder ser procesados. El resultado del análisis y las conclusiones dependerán de la calidad de los datos recopilados.

Número dos El proyecto de ETL. En esta etapa necesitaremos procesar los datos capturados. Éstos pasarán por un proceso automatizado de ETL (Extracción, Transformación y Carga de datos) desde su origen. En este punto, los datos obtenidos ya son útiles para ser cargados en el modelo de datos previo al análisis.

Número tres Modelo de datos. Por fin dispondremos de la información almacenada y estructurada para poder generar las tablas y los cálculos necesarios para obtener los KPI que queremos analizar.

Visualización de datos. Ahora ya podemos acceder a la presentación de la información de forma gráfica. A esto se le sumará la posibilidad de elaborar presentar informes, reportes, cuadros de mando… Es el momento de facilitar a las personas la toma de decisiones.

Llegados a este punto, estamos seguros de que has comprendido de sobras la importancia, la utilidad y las ventajas de poder explotar los datos recopilados para el negocio. Te invitamos a que lo comentes con nosotros, y así mostrarte de qué manera puedes hacer que tus datos trabajen para ti.

Ha llegado la hora de tomar decisiones mediante la información que te brindará el BI.